Brora despierta después de 38 años

La destilería de Brora cerró en 1983. El whisky Brora tiene una historia bastante inusual. Originalmente llamado Clynleish, fundada por el marqués de Stafford en 1819: un individuo bastante particular, quien más tarde se convirtió en el duque de Sutherland. Él y su esposa protagonizaron uno de los episodios de éxodo más brutales en Highlands. Apróximadamente 15,000 residentes fueron reubicados en la costa o enviados a Canadá y Australia. Aquellos que terminaron en el asentamiento de Brora fueron puestos a trabajar en las nuevas empresas comerciales del Duque, una de las cuales era la destilería.


Después del Duque de Sutherland, la destilería paso por varias manos, George Lawson y sus hijos la manejaron de 1846 hasta 1896 cuando se vende a James Ainslie, un mezclador de Glasgow. En 1912 Ainslie quiebra y la propiedad de la destilería es transferida a DCL (The Distillers Company Limited)

"Brora Distillery" by flickrbug is licensed with CC BY-NC-ND 2.0. To view a copy of this license, visit https://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/2.0/
Destilería de Brora por CC2.0

Después de la Segunda Guerra Mundial aumentó la demanda de whisky, por lo que se decidió expandir la destilería, para 1967 había alcanzado su máxima capacidad y la demanda continuaba en aumento. Así pues, se decidió que era más fácil construir otra destilería que renovar la actual, con esta decisión nació Clynelish 2 en 1968. La intención era que las dos destilerías operaran simultáneamente para cubrir la demanda, pero no fue así, básicamente Clynelish 2 se mantuvo opero continuamente mientras que la original se tuvo que cerrar un par de ocasiones y estuvo en operación, aunque no siempre a plena capacidad. En 1975, después de un cambio en la legislación, se prohibió que dos destilerías compartan el mismo nombre, por lo que el nombre de la antigua destilería fue cambiado a Brora.


Brora continuó en operaciones hasta 1983, desde entonces hubo rumores sobre su reapertura, ilusión que quizá se mantenía viva gracias a que cada año se presenta una expresión de aniversario de las existencias en bodega. Durante estos años, Brora fue adquiriendo fama por estas expresiones limitadas y de carácter que maduran en sus almacenes cerrados hasta ser considerado por algunos como uno de los íconos perdidos del mundo del whisky,


Después de 3 décadas en octubre de 2017, Diageo reveló su plan de revivir dos icónicas destilerías fantasmas, Brora y Port Ellen, con una inversión de USD $46 millones. Diageo obtuvo la aprobación para restaurar los edificios originales de Brora en octubre de 2018 y de Port Ellen en enero de 2020. El plan original era reabrir la destilería de Brora en 2020 y Port Ellen en 2021, pero la pandemia de Covid-19 retraso los planes.

Stewart Bowman frente a las rejas de la destilería (imagen de Diageo)

El 19 de mayo a las 11 en punto de esta mañana, un gigante dormido volvió a despertar. Brora renace abrió sus puertas y llenó su primer barril. La celebración se realizo de forma virtual por las restricciones de Covid. La película comienza con el maestro Stewart Bowman, nativo de Sutherland, abriendo las puertas de la destilerías. Dupervisó el llenado del primer barril de espíritu de Brora en más de 38 años. Posteriormente lo traslado al almacén número uno, donde se mantienen las menguantes reservas de whisky de Brora.


Según Diageo, el sitio renovado tiene capacidad para otros 200 años de producción y tiene como objetivo ser una destilería neutra en carbono, impulsada completamente por energía renovable. Brora es una de las destilerías más pequeñas del conglomerado, tiene una capacidad de producción de 800,000 litros de licor al año.


La archivista Joanne McKerchar explicó: “Cuando abrimos las puertas por primera vez en Brora, entramos en una cápsula del tiempo. Como historiador y archivero de maltas, nunca antes había visto algo así. Era increíble lo intacto que estaba: como si los muchachos acabaran de terminar su turno y se fueran, pero, por supuesto, nadie volvió a entrar ".


“Hemos hecho todo lo posible para replicar, lo más fielmente posible, las condiciones, equipos y procesos de Brora en 1983 con el fin de recrear el espíritu por el que la destilería es famosa. El par original de alambiques Brora viajó 200 millas a través de Escocia hasta Diageo Abercrombie Coppersmiths en Alloa, donde fueron restaurados a mano; levantamos el techo de la pagoda original para realizar reparaciones complejas y reconstruimos la casa de destilería ladrillo a ladrillo utilizando piedra Brora original para restaurar esta histórica destilería victoriana ". - Stewart Bowman

Pero el renacimiento no se trata solo de usar el equipo adecuado, como explicó el maestro mezclador Dr. Jim Beveridge (quien esta al frente de Johnnie Walker): “Cuando me enteré de los planes para traer de vuelta a Brora, recordé haber probado las existencias de Brora de la década de 1980, uno de mis primeros trabajos en Diageo. Hace muchos años. Al probar las existencias antiguas restantes de Brora y usar notas de cata históricas, construimos una imagen lentamente. Con mi colega Donna Anderson, pudimos hacer realidad esta visión del líquido mediante la ingeniería inversa del proceso de producción ".


El romanticismo y la historia hacen del whisky algo maravilloso. Stewart Bowman es hijo del último recaudador de impuestos de Brora. A su padre le tocó realizar el cierre de la destilería y al hijo revivirla. Sin embargo, también es un hecho de que Brora deberá ser extremadamente lucrativo para Diegeo, aún antes de que ningún whisky salga al mercado (dentro de al menos 3 años). La destilería cuenta con un centro de visitantes renovado que a partir de julio estará abierto al público con dos tipos de recorrido. El estándar con un costo de £300 y la opción de lujo £600, donde se pueden degustar las existencias de Brora. Así mismo tenemos el reciente lanzamiento de la colección Triptych (1972, 1977 y 1982) que salieron al mercado con un precio de £30,000.





17 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo